pareja_3.jpg

En la actualidad las leyes establecen prácticamente en cualquier entidad federativa las mismas causales de divorcio para aquellas parejas que no encuentran otra alternativa de vida dentro del matrimonio mas que buscar la separación mediante un divorcio; sin embargo muchos de sus problemas no se encuadran con ninguna de las mas de veinte causales de divorcio que existen para disolver el vínculo matrimonial.

Entre las cuales figuran, la violencia intrafamiliar, sevicias, amenazas, trastornos mentales, separación por mas de seis meses, de un año, adulterio debidamente acreditado, alcoholismo, hábitos de juego, de embriaguez.

Pero ¿qué pasa con las parejas que no tienen ningún tipo de problemas de esta índole? ¿Qué pasa cuando se dan cuenta que no son compatibles, es decir la famosa IMCOMPETENCIA DE CARACTERES?

Un alto porcentaje de parejas se casan plenamente convencidos de que son el uno para el otro, cuestión que muchas veces se visualiza de esa manera por el enamoramiento, pero al paso del tiempo en la relación se dan cuenta que no tienen los mismos objetivos y demás circunstancias que les hace determinar a ambos o a uno de ellos, que lo mejor es divorciarse, y en cuanto se ponen en contacto con los abogados, les manifiestan que si no están de acuerdo ambos en firmar un convenio de divorcio voluntario, no les quedara otra opción que elegir alguna de las causales de divorcio, que muchas veces no se encuadran a su vidas, y tienen que mentir aduciendo golpes, maltratos que nunca existieron, separación que no es real, por que la ley los obliga a eso a mentir.

Si uno de los cónyuges ya no quiere continuar con la relación no por problemas tan graves sino simplemente porque ya no se llevan bien, ¿por qué se tienen que crear a base de mentiras todos los hechos de un escrito inicial de demanda sólo para poder obtener el objetivo de la separación, de cuerpos, y obtener el rompimiento del vinculo matrimonial?

Porque se arriesgarán a que de no poder comprobar la sarta de mentiras que tuvieron que expresar al demandar tenga que al final en una sentencia si son reconvenidos es decir contrademandados, hasta pueden resultar cónyuges culpables, y ser condenados a pagar una pensión alimenticia a favor de la demandada o demandado (en caso de que se hayan dedicado preponderantemente a las labores del hogar, y a si lo manifiesten), por eso es importantísimo que le cuestionen a sus abogados, todas y cada una de las actuaciones, y riesgos que pueden tomar al entablar la demanda de divorcio.

via: www.todamujer.com