Cena romantica en la playa.jpg

Una cena romántica en la playa es un detalle diferente que puede avivar un poco el fuego de tu relación. Con una buena preparación se puede convertir en una experiencia memorable. Sólo debes tener en cuenta cómo sorprender a tu pareja y emplear las cosas que le gustan.

 

Planea una cita fuera de lo normal y que tenga un significado especial para ambos. Primero que nada intenta sorprenderle con una invitación romántica, como una tarjeta con un poema, unas flores o un mensaje misterioso.

 

La cena puede ser algo tan elaborado como lo que prepararías en casa, para lo que necesitarías una mesa y cómo llevar tu comida, por lo tanto puede resultar un poco engorroso. Por otro lado, si preparas un menú simple, que no se tenga que comer caliente pero sea aún delicioso, te puedes ahorrar mucho tiempo y dificultades. Por ejemplo, puedes preparar sándwiches especiales, con su relleno favorito, una ensalada simple con algo de salsa y una tarta para postre. Una botella de su vino o bebida favorita sería un perfecto complemento para esta comida. Este arreglo resulta tan fácil de comer como preparar, y permite convertir la cena romántica en un picnic especial, ya que se pueden instalar muy cerca de la playa con tan sólo una manta. Lo que sería una comida despreocupada en el día, agrega intimidad a la cena en la noche, debido a la espontaneidad y la posibilidad de alimentar a tu pareja.

 

Para un ambiente perfecto sería ideal organizar la cena de modo que puedan ver el sol poniente y tomar una larga caminata en la playa, mano a mano. Este tipo de cita resulta mejor mientras más natural y significativo sea todo. Los detalles son los agregan romanticismo y mientras más uses tu conocimiento de tu pareja para preparar la comida, tu ropa y cualquier juego que decidan compartir en la playa, mucho mejor.